Playa y Sierra

Dos alternativas a los clásicos de Sierra y Playa: Cortaderas y Costa del Este

Playa y Sierra en la preferencia de los viajeros para la temporada de vacaciones
Playa y Sierra en la preferencia de los viajeros para la temporada de vacaciones

 

Durante el tiempo de vacaciones, en Argentina, los destinos más codiciados son aquellos ubicados en las sierras o en la playa. Las opciones se despliegan múltiples y en general, los clásicos  como Villa Carlos Paz o Mar del Plata logran atraer a gran número de viajeros.

Sin embargo son cada vez más las familias y grupos que buscan opciones alternativas que ofrezcan las mismas condiciones de belleza natural en un marco más apacible, con naturaleza desbordante al alcance de la mano.

Si bien viajar es una de las actividades más placenteras del año, muchas veces la investigación y planificación que requiere tomar la decisión necesita de un poquito de ayuda extra.

Para aquellos que todavía están indecisos proponemos considerar dos excelentes opciones en sierra y playa más allá de los clásicos : Cortaderas en San Luis y Costa del Este en el litoral del mar argentino en Buenos Aires.

 

Cortaderas, San Luis

 

A tan solo  20 kilómetros de Villa de Merlo, Cortaderas es un pequeño pueblo privilegiado por su entorno natural,  perfecto para descansar junto a  la paz de la naturaleza, despertar con las mejores vistas  de la sierra y aprovechar  las  actividades que ofrecen los paseos locales: Cerro chico, Cerro grande , las cuevas donde habitaban los Comechingones -aborígenes que poblaban la zona- y  los baños romanos entre otras.

Cortaderas ofrece, así, una atractiva opción para combinar descanso , tranquilidad y relax con la práctica de los deportes de aventura escalada, rapel , parapente, cabalgatas, trekking, safaris fotográficos, paseos en bicicleta y tours de compras regionales.

Los saltos naturales de agua en Chorro Chico y Chorro Grande -con caídas de 9 m de altura en un caso y 50 metros en el otro- , enmarcados en exuberantes bosques,  dan como resultado soberbios paisajes que cautivaran a cualquier viajero. Pero hay otros y en cada uno de estas comarcas es posible experimentar el contacto idílico con la naturaleza: el Mirador del Sol o el Dique Piscu Yaco, el Salto del Tabaquillo, Piedras Blancas, el Chorro de San Ignacio , Pasos Malos. la Reserva Mogote Bayo o visita al Algarrobo Abuelo

Para aquellos que gozan con la historia de los lugares visitados, ir tras las  las huellas de sus primitivos habitantes, los comechingones, es también posible. Restos de vasijas, morteros y cuevas utilizadas como viviendas y halladas y puestas en valor por arqueólogos, confieren a la región una importante riqueza histórica.

Recorrer el faldeo de la Sierra en el conjunto que conforman Villa de Merlo Carpintería,  Los Molles , Villa Larca, Papagayos y Villa del Carmen, es una opción que deparará también vistas asombrosas y experiencias únicas.

La gastronomía no es un aspecto menor y los platos típicos de la zona ofrecen delicias que vale la pena experimentar. Para el descanso existen diferentes opciones de hoteles y cabañas en variados precios y ofrecimientos como El Apapacho que brinda cabañas para 4 personas totalmente equipadas, parrillas individuales, estacionamiento, pileta, solarium y quincho con asador/parrilla y horno a leña para comidas grupales.

Cortaderas  es un destino para comprobar , en todo sentido, lo mejor de la sierra mediterránea.

Cabañas en el bosque de Costa del Este, Buenos Aires, Argentina
Cabañas en el bosque de Costa del Este, Buenos Aires, Argentina

 Costa del Este

 

Son múltiples las localidades costeras bonaerenses que desde hace años brindan en el litoral del mar argentino sus diferentes y variadas propuestas para disfrutar de la playa y el descanso.

Existen ciudades muy reconocidas y visitadas  por muchos en temporada de verano, pero hay otros espacios que fueron creciendo apacibles cerca de las primeras y se convierten en una excelente opción  para el descanso y el disfrute.

Entre Mar del Tuyú y Aguas Verdes , sobre la ruta 11, Costa del Este se establece como la “Cariló del Norte”

En 1966 este balneario era un desierto de arena y médanos movedizos y , como en su vecina Pinamar, se trabajó sobre la fijación de médanos con diversas especies . Hoy,  tamariscos , acacias ,eucaliptos pinos, álamos y sauces forman parte del paisaje habitual que le dieron, con el correr de los años el apodo de " la playa del millón de pinos" .

Sus calles, en su gran mayoría de tierra , bajan hasta el mar y sus playas de arena muy fina ofrecen más de 80 metros de ancho para el goce de los viajeros, en general familias y grupos de amigos que se detienen por largo tiempo a divertirse y descansar junto al paisaje marino.

En las únicas calles asfaltadas, el centro comercial se despliega con una arquitectura de cuentos. Tomar un helado, experimentar la gastronomía local y y pasear por las variadas propuestas de locales abiertos todo el año, es la alternativa en el atardecer del día de playa.

El Paseo de la Reserva también, es ideal para realizar un paseo en bicicleta o a pie - la entrada a vehículos de motor esta vedada- En el vértice de lo que alguna vez fue el lago artificial diseñado inicialmente como desagote pluvial y ahora forma parte de un emprendimiento turístico, se realizan cabalgatas guiadas nocturnas y diurnas, existe una escuela de equitación y es posible realizar el sueño de transitar entre médanos, pinochas, cortaderas y cola de zorro.

La propuesta de alojamiento en Costa del Este es muy variada y amplia: en Mecohue, las cabañas se ubican dentro de un bosque propio de 5000 metros que permiten estar en contacto con lo natural , donde se cuida especialmente el medio ambiente con acceso cercano a playa pero también del centro comercial.

Costa del Este , a tan sólo 330 km ciudad de Buenos Aires, es una excelente alternativa para los descansos de verano y de fines de semana durante todo el año.