Brasil para disfrutar en el momento justo

Turismo Tv, Televisión Turística
Brasil : los consejos antes de viajar

Adecuar el destino seleccionado a la época del año en que viajamos es fundamental para poder disfrutar al máximo de nuestra estancia, y aprovechar sin sorpresas las opciones que presenta cada estación. Por ejemplo, si en Maranhão el problema es la sequía, en el Amazonas es el exceso de lluvias así que cada destino tiene su particularidad y la mejor época para viajar.

A continuación se indican las mejores fechas para viajar a algunos de los destinos más aclamados de Brasil:

Lençóis Maranhenses

Con una extensión similar a la de la ciudad de Sao Paulo, la región de los Lençóis Maranhenses es la única del mundo que forma un desierto con lagunas de agua dulce. En este escenario, es posible encontrar lagos de matices verdeazulados para bañarse todo el año, aunque muchos desaparecen en noviembre, la época de sequía.

A partir del mes de abril, se puede realizar uno de los paseos más lindos de los Lençóis Maranhenses, conocido como el “Circuito de Los Lagos”. El mismo recorre los lagos Santo Amaro, Guapiriba y Travosa, en donde los visitantes podrán entrar en contacto con las comunidades de Bebedouro, Boa Vista São Francisco y Ponta Verde allí instaladas. 

Fernando de Noronha

Considerado un paraíso tropical en la costa de Pernambuco, el archipiélago tiene una temperatura media ronda los 28ºC, por lo que puede ser visitado durante todo el año. Sin embargo,  dependiendo del mes seleccionado el turista puede vivir experiencias diferentes: de septiembre a marzo, época seca, se puede disfrutar del sol y la playa con actividades acuáticas como el surf (enero/febrero) o el buceo, donde la visibilidad llega hasta 50 metros (agosto/noviembre); por su parte, la época lluviosa, de abril a agosto, es ideal para vivir en primera persona el desove de las tortugas, cuando éstas salen de su caparazón y se dirigen al mar por primera vez (entre marzo y junio).

Pantanal

Pantanal es un paraíso ecológico en el corazón de Brasil. Es la mayor planicie inundada del planeta, y la tercera mayor reserva ambiental del mundo. La mejor época para visitar este lugar es entre mayo y septiembre, cuando llueve menos, los animales circulan libremente por la zona y la flora renace exuberante y colorida, formando un fantástico paisaje. No obstante, es entre diciembre y abril, durante el periodo de crecida, cuando Pantanal se anega y los animales se refugian en las cordilleras, formando un sorprendente cambio de escenario. En esta época se fomenta la pesca -con más  250 especies distintas-, los paseos en canoa, donde es posible observar cocodrilos, y cabalgatas juntos a un rebaño de ganado a la orilla del río. 

Manaus

Electa recientemente como una de las Siete Nuevas Maravillas Naturales del Mundo, la Floresta Amazónica tiene mucho que ofrecer a los miles de turistas que visitan la región anualmente. Manaus es la principal puerta de entrada para todos aquellos que quieren conocer el bosque formado alrededor de la mayor cuenca fluvial navegable del mundo. Si bien no llega a existir una época seca en la selva, de diciembre a mayo el agua no da tregua e inunda los bosques. Por ello, los meses idóneos para conocer las riquezas naturales de esta región son entre julio y septiembre, cuando las lluvias son más moderadas.

Abroholos

Dispuesto en forma de arco, este archipiélago volcánico abriga uno de los mayores, más raros y exuberantes arrecifes de coral del Atlántico Sur. Este complejo conforma un gran ecosistema marino protegido por aguas transparentes. En esta zona la visibilidad alcanza hasta 30 metros, lo que favorece la práctica del buceo.

El Parque Abrolhos está abierto todos los días del año, pero el mejor período para visitarlo es entre diciembre y junio, cuando las aguas presentan mayor visibilidad y se ofertan tours en barco de uno o más días. Desde la segunda mitad de julio hasta finales de octubre se proponen excursiones específicas para ver las ballenas jorobadas que durante estos meses se reproducen en esta región.

 

Turismo Tv