Praga, estímulo vital para los sentidos