San Antonio de Areco

San Antonio de Areco, fundada en 1730 y declarada “Capital Nacional de la Tradición” conserva intacta su arquitectura colonial y su histórica atmósfera de costumbres de campo y gauchos

Turismo Tv, Televisión Turística en San Antonio de Areco
San Antonio de Areco, tradición gaucha a 100 km de Buenos Aires

A tan solo 100 km de la Ciudad de Buenos Aires, ahí donde comienza la pampa húmeda, se encuentra uno de los pueblos más antiguos y tradicionales de Buenos Aires. Un pueblo con mucho encanto histórico que permite adentrarse en la vida y las costumbres del gaucho argentino: San Antonio de Areco.

 

San Antonio de Areco, reserva de la tradición gaucha, es también un lugar ideal para disfrutar y relajarse. Su hotelería y gastronomía ofrecen al visitante la posibilidad de tomar unos días de descanso a pleno. Pequeñas posadas en casas históricas y casas de campo, estancias rurales, hosterías, hostels, sirven de soporte ideal a una visita altamente recomendable en cualquier época del año.

 

Caminar a la vera del río o por sus pintorescas calles empedradas, visitar talleres de artesanos que trabajan el cuero, la plata, el tejido y la cerámica, conocer una antigua pulpería o adentrarse en la historia a través de alguno de sus ocho museos se impone en San Antonio de Areco. Y disfrutar , durante, antes o después de su tentadora gastronomía: salames y embutidos, quesos artesanales, dulces y alfajores caseros y desde ya las típicas parrillas y restaurantes donde saborear o probar el delicioso asado argentino. 

 

San Antonio de Areco declarada “Capital Nacional de la Tradición” fue fundada hace casi 300 años, en 1730, y conserva intacta su arquitectura colonial y su histórica atmósfera de lugar de encuentro. La zona, habitada originariamente por indígenas querandíes fue paso obligado de los conquistadores españoles en sus viajes desde el Río de la Plata hacia el Alto Perú o Paraguay  y lugar donde se establecieron también sacerdotes jesuitas. De esta unión entre unos y otros surgió el "gaucho" y una historia que, con sus idas y vueltas, dio como resultado un primer asentamiento con una capilla consagrada a San Antonio de Padua.

 

El visitante podrá adentrarse en esa rica historia o en la evolución y características de la zona,  visitando alguno de los ocho museos que en San Antonio de Areco, rescatan distintos aspectos de la vida del gaucho, de la identidad local, el arte y la cultura. Es casi imprescindible, en ese sentido, visitar el Parque Criollo y el Museo Gauchesco "Ricardo Güiraldes", símbolo ineludible de Areco.

 

Posteriormente, a mediados del siglo XIX, con la llegada de las sucesivas corrientes migratorias que poblaron la Argentina -españoles, italianos, irlandeses y croatas- San Antonio de Areco tomaría su fisonomía actual. Los gauchos, unidos a los inmigrantes darían nacimiento al "paisano" que hasta el día de hoy , acompañará gentilmente al visitante mostrando con orgullo las tradiciones locales. Tradiciones que con la publicación de "Don Segundo Sombra", la obra de Ricardo Güiraldes de 1926, sellarán definitivamente un camino destinado a honrar la historia  de un pueblo declarado de Interés Nacional en 1999.

 

Así, desde 1939, cada noviembre en San Antonio de Areco se celebra el "Día de la Tradición" -10 de noviembre-, considerada la fiesta criolla más antigua de Argentina y una de las tres festividades más importantes del país. Los protagonistas son los paisanos con sus caballos pero también los artesanos, músicos, bailarines y pintores arraigados en el pueblo.

 

Los festejos no sólo conmemoran el hecho histórico, son además la ocasión elegida para homenajear al hombre de campo y sus costumbres. La calle principal y sus adyacentes se visten de fiesta. El desfile del que participarán abanderados, tropillas y más de 2000 paisanos, recorre San Antonio de Areco hasta llegar al patio de la pulpería “La Blanqueada”.  Más tarde un sin fin de destrezas criollas -entrevero de tropillas, carreras cuadreras, pialada de yeguarizos puerta afuera; arréglese como pueda; corrida de sortijas- se sucederán hasta el caer de la tarde cuando los fogones marquen que comienza el tiempo de la música y el baile. Porque la noche Arequera es imperdible también. En sus bares tradicionales en ese momento y siempre se podrán encontrar espectáculos de teatro, peñas folklóricas y espectáculos musicales en vivo.

 

Y si de seguir paseando se trata, a pocos minutos de San Antonio de Areco, los pequeños pueblos rurales de Villa Lía, Duggan y Vagues se podrá seguir disfrutando del campo, la tranquilidad de una estancia o una cabalgata.

Museo Las Lilas en San Antonio de Areco

El Museo Las Lilas ofrece una oportunidad única en San Antonio de Areco: admirar una valiosa selección de obras originales del reconocido  artista Florencio Molina Campos que retrató como nadie y de una forma muy singular la vida del gaucho en el campo argentino. También la de recorrer otra del humorista y dibujante Luis Medrano, disfrutar de un espectáculo de luz y sonido, pasear entre carruajes antiguos y asistir a interesantes charlas programadas.

El Museo Las Lilas presenta a los visitantes diversas acuarelas, pasteles y témperas de diferentes etapas artísticas de Florencio Molina Campos junto con afiches publicitarios, chapas y algunos objetos personales . Como sorprendente curiosidad podrá verse en la sala del Museo dedicada al  artista, al pato Donald revoleando unas boleadoras: la amistad de Molina Campos con Walt Disney es una anécdota no muy conocida para el público en general, pero encuentra un  interesante apartado allí.

Los célebres almanaques editados en 1946 y 1947 por la Fábrica Argentina de Alpargatas  que componen parte de la muestra y fueron ilustrados con motivos gauchos de Florencio Molina Campos y Mario Zavattaro, reproducen a partir de ese año obras del  artista plástico, dibujante y humorista, Luis J. Medrano . El Museo Las Lilas también exhibe al público veintitrés de esas ilustraciones de escenas urbanas cargadas de color y detalle .

Las Lilas cuenta también con un amplio espacio destinado a exhibir carruajes antiguos usados en Argentina desde fines de siglo XIX hasta la actualidad para viajes, paseos, deporte y trabajo.  El Break de Chasse de la Casa Rothschild y el Spider Phaeton  destacan en la colección.

Cada visitante tiene además la oportunidad de asistir a un espectáculo de luz y sonido en el que se recrean cinco cuadros de Florencio Molina Campos con figuras realizadas por Fernando Pugliese, narración en off de Luis Landriscina y presentado por Danilo Gallay. La presentación rescata textos escritos por Florencio Molina Campos entre 1934 y 1936 y que,  reproducidos en los almanaques de Alpargatas, narran las andanzas de Tiléforo Areco, un paisano al que el inigualable pintor supo instalar en miles de hogares argentinos en los inicios del siglo XX. 

La Fundación Las Lilas, encargada de administrar el Museo, además de difundir la obra del pintor, busca suscitar interés en la comunidad local, regional e internacional por la cultura y el arte argentino realizando periódicamente exposiciones y conferencias sobre diversos géneros y expresiones artísticas, desde la época precolombina hasta la actualidad.

Orfebres de San Antonio de Areco: Mariano Draghi

El conjunto que conforman el Museo Draghi, el Hotel Draghi y el taller de orfebrería funciona en una antigua casa de estilo neoclásico italiano frente a la Plaza Ruiz de Arellano, justo en el centro cívico de San Antonio de Areco.

El Museo Draghi  exhibe una pequeña pero riquísima colección privada que propone conocer la evolución de los diferentes estilos de la Platería del siglo XIX hasta nuestros días y diversas piezas de orfebrería rural.

La muestra permite reconstruir gran parte de la historia de ese noble oficio que es, para los Draghi además, una historia de tradición familiar.

En el taller que comanda Mariano Draghi, hijo menor de fundador Juan Jose Draghi se podrá seguir el proceso de elaboración de exclusivas piezas de orfebrería que van tomando forma a través de las manos de los artesanos.

En el taller se recrean  las técnicas de la orfebrería tradicional que Juan José Draghi -decidido autodidacta- se empeñó en reintroducir  en la década del 60,  y que le confieren al fundador,  el mérito de rescatar un oficio en un momento de gran auge de los productos industriales. Así Juan José Draghi es considerado como el refundador de la platería tradicional argentina y el rescatador de una tradición muy criolla.

Juan Patricio y Mariano Draghi, sus hijos, crecieron observando el trabajo minucioso y esmerado de su padre. Cuando Juan José  Draghi falleció en 2008, ellos continuaron la tradición artesanal familiar.

"El no sólo desarrollo habilidad en el oficio: creo su propio estilo, hizo de su taller una escuela donde trato de formar no sólo artesanos sino lo más importante: hombres de bien. Comencé a trabajar con él cuándo tenía 9 años ; no por amor al oficio sino porque disfrutaba estando a su lado, él me legó sus saberes pero por sobre todo fue ejemplo de sacrificio y dignidad . Estudie en Florencia -Italia- y regrese en el año 2001 para seguir la tradición familiar con mucha responsabilidad, compromiso y dedicación tratando cada día de dar lo mejor y lo más importante: generar un vínculo afectivo con el cliente que trascienda la obra" expresa Mariano Draghi . 

San Antonio de Areco en Imágenes

Te esperamos en las redes de Turismo Tv! Sumate

Turismo Tv en You Tube
Turismo Tv en Facebook
Turismo Tv en Linkedin
Turismo Tv en Instagram
Turismo Tv en Twitter
Contacto Turismo Tv

Turismo Tv, Televisión Turística
Turismo Tv

Turismo Tv

produccion@turismotv.com

Copyright Turismo Tv